martes, 3 de abril de 2012

Más clarito...


 Te llamo a las 10. 00,
sos lo mas importante en mi mundo
te amo.

{.............Día............}

Me olvidé!.
Perdón, se me pasó por completo!.
Reflexioná.
O me mentís a mi, y no soy lo más importante porque evidentemente tuviste otras cosas en mente
(todo bien, yo  no te lo pedí tampoco pero  me lo creí cuando lo escuché, vissste)

o te mentís a vos,
y tampoco soy lo más importante pero evitás darte cuenta.

Hello!.
En cualquiera de las dos, 
no soy lo más importante
y en cualquiera de las dos
a alguien le estás mintiendo.
Las cosas salen naturales o no salen.
No vale forzar en las relaciones,
cante priiiiiiii, el que fuerza pierde!.

La vida no tiene porqué ser perfecta.
La vida no es un sit-com guionado.
La vida es.
Como va saliendo, como se va cocinando,
como va pudiendo.

Es lindo tener intenciones nobles de perfección,
genial,
pero no deberían empañar la belleza de ser espontáneos,
auténticos, transparentes
en nuestras relaciones 
(sobre todo en las más profundas).

Si te muestro el catálogo de cosas buenas que tengo
y comprás eso,
qué tipo de amor puedo ofrecerte?.
Qué compañía, que apoyo, que amante puedo ser?.
Cómo voy a poder creer mis propias palabras
si estoy vendiendo un producto de buen consumo
-la novia perfecta que todos quieren-?.

No se, pensalo.
Pensemos.
Que nos quede tiempo, si,
pero tiempo real.
Yo no vivo en la pantalla y no me manejo con ratings
yo vivo en la vida real
y no me importa lo perfecto
me importa lo verdadero.

No hay comentarios: